Causa por Abuso Sexual Agravado: Las víctimas de Juan Luis Ale “nos vació el alma, el espíritu”

15 - marzo - 2020

Recusación a una jueza penal, pedido de prescripción de los delitos cometidos hace casi 20 años, dilatar… dilatar el enfrentamiento con la Justicia Penal porque el enfrentamiento social, a pesar de no haber dado la cara en público, lo tiene desde el primer momento en que salió a la luz la causa por la que dos hermanas denunciaron al ex Jefe de Policía de la Provincia del Chubut y ex Diputado Provincial, Juan Luis Ale, por abuso sexual agravado. Ellas eran su nueva familia, él se comprometió a cuidarlas como hijas propias cuando formó familia con la mamá de ellas. Nada de esto sucedió, por el contrario, fue el monstruo que habitó en su casa por varios años.

Ya adultas, habiendo superado –o en camino de superación constante- los traumas que deja un abuso, en 2017 decidieron hablar, denunciar, ponerle nombre y apellido a la bestia que les había robado, como dicen ellas mismas, el espíritu, el alma, las ganas de vivir.

Esta semana debería iniciarse el juicio oral contra Juan Luis Ale por el aberrante delito de abuso sexual agravado –en dos casos- pero aún nada está confirmado. La dilatación de los plazos y el enfrentamiento a la justicia parece estar del lado del “chacal” tal cual lo definió el papá biológico de las chicas quien además, admitió haber pensado en hacer su propia justicia.

El Poder Judicial de Puerto Madryn primero, y de Chubut, tiene la posibilidad de devolverles siquiera algo de calma a estas dos hermanas que vivieron el horror cuando apenas tenían un puñado de años. El Poder Judicial de Puerto Madryn debe impartir justicia y eso es lo que buscan ellas, su familia, sus amigos, las organizaciones que las acompañan, la sociedad de Madryn que exige que un violador esté donde tiene que estar, tras las rejas.

“Nos vació el alma, el espíritu”

Años de terapia, acompañamiento familiar y de amigos, una red de contención amplia fueron necesarios para que después de 20 años todo pueda salir del cuerpo, del alma de ellas. Ellas que eran dos niñas cuando se toparon con un monstruo en su propia casa, con alguien que debía y decía protegerlas las marcó para toda la vida y de la peor manera.

Las llamaremos las “Víctimas de Ale” porque queremos respetar su intimidad, esa que no le respetaron cuando niñas.

Se caracterizan por ser dos mujeres sonrientes, dos personas que no pasan desapercibidas en su entorno, dos seres con mucha luz, muy espirituales. Que sanaron y siguen sanando. “De chicas nunca nos dimos cuenta qué pasaba. A través de terapia en nuestra adolescencia llegamos a todo lo que pasamos. Las pericias fueron interminables y más allá de la exposición que teníamos ante cada estudio, cada entrevista, todo esto nos permite hoy estar más cerca de un juicio”.

La infancia y adolescencia fue dura, más aún cuando entendieron por lo que habían pasado. “Nos robaron la infancia, abusaron de nuestros cuerpos, vació nuestros espíritu, quedamos en la nada y a través de los años pudimos comenzar a sanar, a reconstruirnos, a reconstruir nuestra familia. Los sueños quedaron en el camino, hoy podemos recién comenzar a soñar a tener una perspectiva para el futuro”, agregaron.

La Causa

Según la investigación fiscal, las violaciones ocurrieron presuntamente entre 1998 y finales de 2001 cuando las víctimas eran menores. Juan Luis Ale se desempeñó desde 2003 a 2011, durante la gestión del fallecido exgobernador Mario das Neves, como jefe de la Policía de Chubut. En éste último año en que fue electo diputado provincial.

La causa está a cargo de la fiscal María Alejandra Hernández, quien formuló la acusación por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia en modalidad de delito continuado en perjuicio de dos menores”.

El Tribunal está integrado por los jueces Marcelo Orlando, Marcela Pérez y Gustavo Castro. En caso de ser condenado, la pena con un mínimo que podría superar los 15 años de prisión.

Durante todo este tipo Ale y su patrocinador, Dr. Sandoval argumentaron que no corresponde aplicar la “Ley Piazza”, porque en ese entonces –al momento de las violanciones- no estaba vigente. Dicha ley, que es una modificación al Código Penal, prevé una regulación especial en cuanto suspende el plazo de prescripción para estos delitos cuando la víctima es menor de edad y sufre delitos de integridad sexual.

La Justicia desestimó este pedido de Ale y confirmó la elevación a juicio de la causa.

Ley Piazza

La fiscal del caso, María Alejandra Hernández, de la oficina de Violencia de Género e Integridad Sexual, acusa al comisario retirado por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia en modalidad de delito continuado en perjuicio de dos menores”. En caso de ser condenado, la pena en expectativa supera los 15 años de prisión.

La ley 27.206 apunta a que los plazos de prescripción de los delitos contra la integridad sexual, en víctimas menores, empiezan a correr una vez que la víctima denuncia, independientemente de su edad. “Estamos en una nueva etapa y la ley busca proteger a los niños y adultos que pasaron por este tipo de delitos. Las víctimas que no hayan podido defenderse durante su niñez pueden hacerlo siendo mayores sin que el delito prescriba”, indicó en su momento María Alejandra Hernández.

Compartí: