El teatro trabaja en protocolos sanitarios para poder reiniciar clases y funciones

6 - mayo - 2020

Los espacios con presencia masiva de público por ahora no están incluidos en las flexibilizaciones que se desarrollan con respecto al aislamiento social obligatorio. El Galpón de la Escalera, lugar ícono del teatro independiente en la ciudad y también escuela de arte se propone finalizar con un protocolo de seguridad sanitaria para volver a encontrarse con sus alumnos y con el público que asiste a la sala, bien sabido es que la capacidad de espectadores es mucho menor en relación a las salas de cines y teatro de la ciudad.

Maribel Bordenave, artista y profesora de actuación destacó que “el sector teatral está viviendo una realidad compleja como otros tantos sectores. Fuimos el primer sector que tuvimos que dejar de trabajar y el último que volverá por cuestión de cantidad de gente. Hemos trabajado para armar un protocolo sanitario para encontrar una alternativa, para reactivar nuestra actividad con otras características”.

En cuanto a lo pedagógico, señaló que se pretende volver a dictar clases de teatro sin contacto con los alumnos y entre alumnos. “No habrá contacto físico hasta tanto que se pueda volver a eso y es un punto fundamental. Planteamos poder trabajar con cuadriláteros individuales en función al tamaño de cada espacio teatral y cada uno definirá la cantidad de participantes que puede tener. En el caso nuestro será para cuatro participantes cada encuentro pedagógico con la distancia social aconsejable y enmarcado en el protocolo de seguridad sanitaria vigente en todos los espacios en los que hoy nos movemos”, agregó.

Uno de los protocolos trabaja sobre lo pedagógico pero también se trabajó uno especial para los espectadores. “Este tiene que ver especialmente con la distancia entre espectadores en la sala además del protocolo sanitario vigente ya en todos los espacios. En el caso de El Galpón hablamos de funciones para 6 o 10 espectadores por sus medidas. Cada teatro tendrá su realidad y dispondrá de sus espacios”, señaló Maribel.

La vuelta a las actividades tiene distintas aristas, una de ellas es la económica. “En nuestro caso la mayor parte del ingreso de cada familia que trabaja o participa de El Galpón es exclusivamente de la actividad en este espacio de arte. En mi caso particular, mi ingreso es netamente por funciones realizadas y hace casi 50 días que no hay ingreso alguno como con los talleres. Son situaciones complejas, hay alquiler que cumplir, gastos fijos, festivales que quedaron suspendidos, actividades previstas y tradicionales que hoy no están más”, agregó.

La virtualidad es una opción, pero “en lo personal, como grupo, no lo encontramos como alternativa. Es tan extraordinario lo que estamos viviendo que vamos viendo como respondemos ante los panoramas que se presentan. El teatro es encuentro, por eso creemos que es fundamental que nos aprueben estos protocolos para volver de a poco para volver a darle vida al teatro, a los actores, a los alumnos, a la comunidad”, destacó Maribel Bordenave.

La intención ya fue elevada a las autoridades de la Municipalidad de Puerto Madryn y se espera un próximo encuentro virtual con las autoridades provinciales para continuar con este trabajo.

En Argentina no hay ciudades que hayan abierto esta actividad en sus lugares, pero sí son muchos los artistas argentinos que trabajan en protocolos similares para presentar ante sus autoridades correspondientes.

Lo cierto es que el panorama actual es desolador para el teatro. Existen planes de emergencia para los teatros independientes y El Galón lo recibe y sobrevive durante estos dos meses. Los integrantes de La Escalera esperan poder comenzar lo antes posible con las pequeñas acciones tendientes a sobrellevar esta actividad también.

Compartí: