Emotiva y multitudinaria marcha del silencio

18 - septiembre - 2019

“La educación está de luto” rezaba en la bandera de color negro y letras amarillas que cubrió todo el ancho de la movilización que docentes, estatales y vecinos realizaron por las calles de Madryn. Sin banderías políticas y con un silencio profundo la nutrida columna rindió homenaje a Jorgelina Ruíz Díaz y María Cristina Aguilar, docentes fallecidas en la tarde del martes cuando el vehículo que se trasladaban protagonizó un accidente fatal camino a Comodoro Rivadavia.

En menos de 12 horas la marcha del silencio fue la segunda convocatoria masiva que tuvo Puerto Madryn para homenajear a las educadoras y para exigir a la clase políticas soluciones y respuestas al estado de indefinición y crisis que vive la provincia. La primera movilización se dio en la madrugada donde docentes y estudiantes salieron a la calle para repudiar lo que estaba sucediendo en Rawson.

En la mañana del miércoles la columna comenzó a marchar pasada las 10. Allí se podía ver a docentes, estudiantes, representantes de diferentes estamentos de la sociedad y de las universidades, todos planteando y transmitiendo la preocupación que existe por el presente de la provincia y la profundización de un conflicto que se agudiza hora tras hora.

A lo largo de todo el recorrido no hubo cánticos ni epítetos sino que todo transcurrió en el más profundo de los silencios. Solo se oía el paso de mujeres y hombres que se movilizaban con la firme consigna de transmitir el dolor y la angustia que la situación viene produciendo desde hace semanas.

Las diferentes generaciones confluyeron al pie del monumento a la Mujer Galesa donde los presentes comenzaron a cantar el himno nacional. Al finalizar se escuchó el aplauso de los presentes que fue interrumpido por el grito de  Jorgelina Ruíz Díaz y María Cristina Aguilar presentes, que generó un efecto domino en los centenares de personas que se movilizaron por las calles de la ciudad.

Luego el silencio volvió a abarcar a todos los presentes. Silencio que se extendió por varios minutos hasta que uno a uno comenzó a alejarse de la ronda, que simbolizaba la unidad, para volver a sus hogares a la espera que las autoridades den las señales y respuestas que toda la sociedad está aguardando para que Chubut recupere la paz social y la tranquilidad en sus habitantes.