Le habían dado domiciliaria, al controlarlo no estaba en la casa, lo encontraron e intentó agredir a la policía

20 - septiembre - 2020

Ese fue el raid de un joven de 18 años detenido días atrás por un robo. Había protagonizado un robo con arma en una fiambrería y lo mandaron a la casa: cuando fueron a controlar no estaba, la policía lo encontró y se peleó con los efectivos policiales, los quiso agredir con un cuchillo y una vez reducido amenazó con denunciarlos.

N. I. P., de 18 años, ingresó a la fiambrería “Don Rufino”, ubicada en Simón de Alcazaba 488 y, con el rostro cubierto, amenazó con un arma de fuego a la propietaria exigiéndole la entrega del dinero de la caja registradora.

“Dame todo, dame todo”, le decía mientras le apuntaba con el revolver. La mujer le entregó la recaudación: $4500, pero no contento con esto se dirigió al fondo del local y se llevó también un teléfono celular Samsung A10, para luego darse a la fuga por Juan Muzzio e ingresar a una vivienda ubicada a pocos metros del local asaltado.

La policía lo atrapó. Estaba en la casa de su novia. Quedó detenido por “robo agravado por el uso de arma de fuego” pero la Justicia dispuso el arresto domiciliario. La audiencia duró dos horas. Si bien la Fiscalía solicitó prisión preventiva, la jueza Yamila Flores dispuso la modalidad de detención en el domicilio.

A las pocas horas, efectivos de la Comisaría Segunda realizaron el “rondín” para controlar que estuviera cumpliendo la medida en su domicilio. Pero no era así.

Estaba en la plaza del barrio 630 viviendas. Salió corriendo y se metió en otro departamento. Allí agarró un cuchillo e intentó apuñalar a los policías. Le pegó incluso a una oficial, que tuvo que ser atendida en el hospital. Finalmente fue reducido y quedó detenido por “atentado y resistencia a la autoridad”. Dijo que iba a denunciar a los policías por maltrato.

Compartí: