Desarticulan dos fiestas clandestinas con 70 personas participantes, entre ellos 16 menores de edad

25 - julio - 2021

Entrada la madrugada, sobre las 4hs. de este domingo, Policía de la Comisaría Segunda de Puerto Madryn intervino en una vivienda del Barrio Comercio III sobre calle Piccirillo en donde se constató una fiesta clandestina con un total de 45 personas, 13 de ellas, menores de edad.

Una mujer fue la organizadora de este encuentro quien no pudo ser notificada por la infracción a los códigos vigentes debido a que nunca salió del interior de la vivienda ante la requisitoria policial.

Se le dio Intervención a personal de Inspecciones Generales, Policía Comunitaria y Secretario del Juzgado Federal Dr. Manzziotti, quien dispuso la identificación de la totalidad de las personas y que se eleve acta circunstanciada al Juzgado Federal.

En tanto, pasadas las 6.30 de este domingo, se denuncia telefónicamente la presencia de ruidos molestos en un domicilio ubicado en calle 9 de Julio al 800.

Arribado el personal policial se  constata una fiesta clandestina de 25 personas, con 3 menores de edad como participantes.

Se dio intervención a Secretario Federal de Turno Dr. Leandro Barzzini  quien con previo conocimiento al Fiscal Federal de turno Dr. Fernando Gelvez y Juez Federal Dr. Gustavo Lleral dispuso que los presentes sean notificados de la infracción al Art. 205 del C.P.A mientras que los menores de edad fueran restituidos a sus progenitores, haciéndose presente en el lugar personal de Policía Comunitaria quienes previa comunicación con la Asesoría de Familia precedieron a la entrega de los menores a sus progenitores.

Tres demorados

En tanto, se produjeron, mientras la Policía procedía a la identificación de los asistentes a la fiesta clandestina, insultos contra el personal policial y ante el crecimiento de la agresividad de los mismos se los redujo y se los condujo a dependencia policial de tres hombres, mayores de edad, de unos 20 años.

A los tres se los detuvo por infracción a los artículos 104; 157; 158 y 159 del Código de Convivencia vigente, virtud que mientras se llevaba el procedimiento de identificación de los asistentes, estos tres comenzaron a insultar a los empleados policiales exigiendo que se fueran del lugar, vociferando a viva voz que eran adultos y podían hacer lo que quisieran, pero pese al pedido que calmaran los ánimos  se tornaban cada vez más agresivos, observando que se encontraban en estado de ebriedad por el fuerte aliento etílico, la dislalia al hablar y la poca coordinación al caminar,  a tal efecto se procedió a su demora.

Compartí: