Los presuntos manejos irregulares en la comisaría Primera serían de 1 a 2 años

13 - junio - 2019

Los presuntos hechos de corrupción detectados en la comisaría Primera, que implicó el descabezamiento de esa dependencia, tendría una data que superaría el año y que involucraría no sólo a quien se desempeñaba como 2º jefe de la seccional y un suboficial con varios años en la fuerza.

El  comisario Mayor Víctor Hugo Acosta, jefe de la Unidad Regional, aventuró que esta metodología de trabajo tendría “una data superior a los 6 meses, posiblemente 1 año o 2 años. Es una maniobra que se venía haciendo con cierta habitualidad”. Las primeras estimaciones refieren a que mensualmente se realizarían entre 4 y 5 adicionales al  banco Nación y que se incluía la utilización de un móvil policial.

precisó que el subcomisario y suboficial pasados a disponibilidad habrían incumplido con lo estipulado para el servicio adicional. Un dato a considerar da cuenta que del 100 por ciento del dinero del adicional un 95 por ciento lo cobra el efectivo que realizó la tarea y el 5 por ciento restante es un canon del valor total que debe ser depositado en una cuenta del gobierno y que no se concretó.

Esa irregularidad se acrecentaría porque en esta práctica se utilizaba un móvil policial que implica un monto adicional que el beneficiario del adicional debe brindar. “La totalidad de ese monto debería  haberse depositado a la cuenta de gobierno” dijo el jefe de la Unidad Regional y que nunca se concretó.

Con la confirmación de la existencia de maniobras vinculadas a una presunta corrupción la superioridad policial tomó la decisión de descabezar la conducción de la comisaria Primera aunque su titular no tendría injerencia en este manejo.  Acosta confirmó que “el segundo Jefe de la comisaría Primera habría realizado algunos servicios de policía adicional de manera irregular”. Cuando se corroboró ese accionar la Jefatura Policial pasó “a disponibilidad preventiva al segundo jefe de la comisaría”, condición que se extendió al  suboficial que habría participado de la práctica. En tanto que el miércoles fue relevado del cargo de la dependencia el comisario Urrutia, que se desempeñaba como jefe, con el fin de poder dar transparencia a la investigación interna que se inicia. El jefe de la Unidad Regional aclaró que el comisario “fue desplazado pero –hasta el momento- no tiene implicancia en los hechos que se están investigando. Sigue prestando funciones en la Unidad Regional”.

Ante estas modificaciones se produjeron, en forma aleatoria, cambios en las conducciones del resto de las dependencias policiales. El comisario Acosta detalló que “se designó y se puso en funciones al comisario Soto a la cabeza de la comisaría Primera secundado por el subcomisario Salvo que estaba de segundo jefe en la comisaría Segunda. En la comisaría Tercera fue designado como jefe el comisario Williams, que proviene de Camarones, en tanto que en la seccional Segunda fue designado el subcomisario Paredes”.

 

Compartí: